¡Aprender a conocerla/lo!

Para aquellos que tenemos la dicha de ser llamados por Dios para compartir toda una vida con esa persona que Dios con amor de dilección ha pensado especialmente para nosotros, nos habremos dado cuenta de lo difícil que es madurar, después de todo, lo que vale la pena siempre es difícil. Más aún, es trabajoso madurar en conjunto con otra persona, ya que no existe un manual de instrucciones para amar.

Nadie ama lo que no conoce…

Diríamos que será esta una de las reglas de oro en una relación: aprender a conocerse. Y es que muchas veces la prisa por tener una relación idealizada o el temor de no querer descubrirse del todo ante la otra persona por miedo a que se desilusione, nos llevan a cometer errores grandes, que luego terminan siendo la causa primera de una ruptura definitiva.

En este artículo no trataré acerca de lo que es amar, más bien profundizaré la necesidad de conocer para poder amar de verdad. Para lo que existen tres áreas en las que funciona el ser humano: biológica, psicológica y espiritual. En una relación, las tres áreas deben ser un terreno de conocimiento amplio para ambos, recordando – sobre todas las cosas – que cada área tiene sus espacios, y cada espacio tiene su tiempo. Pretenderé abordar de manera breve las tres, pues el tema en sí es mucho más complejo, dado que tanto el hombre como la mujer son diametralmente opuestos en muchos aspectos de estas áreas.

Área biológica.- Nos encontramos ante aquello que podemos ver físicamente tantas y cuantas veces nos relacionamos con el otro o la otra. Desde sus gestos hasta sus actitudes muchas veces repetitivas. Conocemos todos sus hábitos y malas costumbres, además de las enfermedades frecuentes o las repentinas. Su delicadeza o su robustez física, y así un largo etcétera. En esta área básicamente lo que hay que tener claro es que hay un tiempo para cada espacio, desde aquellas caricias que transmiten el amor y el afecto, hasta la intimidad sexual propia de una entrega total.

Muchas de las dificultades que enfrentan las parejas de enamorados frente a esta área es el bombardeo masivo de mensajes sensualizados, que de alguna manera generan expectativas en el otro (que debe ser flaca, o debe ser alto, fuerte, ojos claros, rubia, etc.) de manera que ambos – o en ciertos casos uno de ellos – termina deformando el sentido de la relación, buscando en el otro no su profundidad o su mismidad, sino más bien aquella imagen idealizada de lo que vio o escuchó. Es verdaderamente increíble el peso que puede tener la opinión de la gente en una persona que es vanidosa, pues constantemente esta a la defensiva de lo que puedan pensar los demás, así que o cuida que la persona con la que está se vea bien – pues es imperdonable que él o ella estén con alguien que sus amigos no vean bien – o disfruta las ocasiones sociales para poder exhibirse con la otra persona a manera de trofeo. Éstas y muchas otras deformaciones del verdadero sentido del amor se dan con mayor frecuencia de la que se cree. El punto está no en cubrir una idea que se tiene, sino más bien aprender a aceptar y amar a la persona por lo que es y no por cómo se ve, sin decir con esto que el cuidado personal no sea importante.

Por otro lado la falta de sensibilidad frente a la realidad del otro muchas veces puede hacer que cometamos alguna falta de delicadeza, poniendo mayor énfasis o importancia en algún aspecto físico, sin haberse tomado el tiempo de profundizar en las otras áreas.

Hay que aprender a lograr que el amor trascienda, pues es muy conocido que el amor “entra primero por los ojos”, sin embargo el verdadero amor no se queda allí, sino que con el tiempo y con lo que se va conociendo, encuentra nuevos aspectos que apreciar y amar en el otro, mucho más profundos y valiosos que el físico… sinceramente hay muchos que parecen olvidar que con los años la cara se arruga y el cuerpo cambia.

Área psicológica.- En cada etapa del enamoramiento, hay una serie de objetivos que alcanzar, y muchos de ellos dependen de la madurez de la persona. Desgraciadamente, en esta área son más los que quieren seguir siendo niños egoístas pasados los veinte años, que los que están dispuestos a tener pequeñas renuncias por el otro, escudándose detrás de un falso y triste: “así soy yo”. Y es que efectivamente, romper las malas costumbres de casa para abrirse a la vivencia del amor, genera en muchos un terror a lo desconocido y a la inseguridad.

El área psicológica suele ser la mayor causante de rupturas en una pareja, y desgraciadamente suele también ser la menos atendida. Parece ser que se le resta importancia a conocer la vida y el entorno familiar del otro, ignorando que ésta es una pieza fundamental para comprender las actitudes y forma de pensar de la pareja.

Tanto para hombres como para mujeres, es necesario que comprendan: “Ni la mujer será hombre algún día, ni el hombre será mujer”, de manera que es inútil esperar siempre la reacción más indicada y que el otro espera. Analicemos por favor ciertas diferencias psicológicas aprobadas por la ciencia entre el hombre y la mujer:

– Hombres y mujeres tienen circuitos cerebrales diferentes.
– Los hombres son más propensos a tener más problemas de memoria que las mujeres.
– Dormir mal es más dañino para las mujeres que para los hombres.
– Hombres y mujeres tienen estructura cerebral distinta.
– Las  mujeres tienden a preocuparse más que los hombres.

Área espiritual.- Vamos a entendernos un poco en este punto a veces abandonado por la mayoría de relaciones de enamorados… si esperan que la relación dure lo que un estornudo, pues ignoren la vida espiritual de cada uno y asuman que lo más importante es sentirse bien con el otro.

La dimensión espiritual en los enamorados abre a una nueva dimensión del amor, en donde en vez de huir al dolor o a la renuncia, se experimenta una felicidad auténtica por buscar el máximo bien del otro, incluso a costa del propio. La apertura a la idea de Dios como el centro de la relación, hace que las experiencias que se comparten dejen de ser monótonas, de manera que se descubren renovados cada día por Aquél que hace nuevas todas las cosas.

Sin duda alguna, las relaciones que carecen de un horizonte espiritual, terminan por enfriarse o aburrirse, por la sencilla razón de que no encuentran una trascendencia en lo que viven… en otras palabras, lo que tanto anhelan vivir juntos se acaba en algún momento y deducen en un tono a veces hasta deprimente que: “nada es para siempre”. Ciertamente, en una relación que no ha descubierto a Dios como centro y no tiene idea de lo que es abrirse al infinito, le cala muy bien la triste afirmación de “nada es para siempre”.

 

Anuncios

3 thoughts on “¡Aprender a conocerla/lo!

  1. Es definitivamente tan cierta como dura la realidad del amor en pareja de lo que se puede vivir hoy en su mayoría, lo que es esencial en un principio es conocerse, descubrirse cada uno en su individualidad, evolucionar como un ser dotado de amor e inteligencia, asi dia tras dia el camino se ira haciendo al andar, Me refiero a esto porque nadie puede dar de lo que no tiene y asi mismo nadie ama lo que no conoce. El afan de un amor al momento como si fuera ordenar una pizza, es triste, la pedimos porque la necesitamos, porque nos falta algo y no se logra pensar que el ser humano no puede ser comparado con una comida; he visto cuanto se ha perdido la autenticidad en las parejas, “creen ser la pareja perfecta” pero en su fondo lo que buscan es llenar su vacio. “El amor no es algo que se busca en otro”.
    Y me sumo al pensamiento de que el amor existe, esta en nosotros mismos, pero amar es una decision, una decision que requiera nobleza de espiritu para construir un verdadero amor, sin distinciones ni etiquetas y sin buscar que el otr@ sea tan solo una compania para sentirse bien sino realmente su complemento.
    Animo a reaccionar, a armarse de valor y sea cual fuere la situacion amorosa que se encuentre, darse la oportunidad de amarse a si mismo, de fortalecer su relacion con Dios, despojarse de dependencias y asi podra descubrir que en el momento justo esta listo para amar, y sera como un gran regalo, el mejor de todos, el sabor mas dulce, como solo el amor verdadero lo puede dar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s