El perdon

Recuerdo tanto el otro día que conversaba con una amiga, y me contaba un poco de lo mal que le había ido en la relación con su enamorado, pues como suele ser común en nosotros los hombres que no solemos apreciar los buenos detalles, y en el caso de las mujeres no suelen tolerarnos mucho esos defectos (no generalizo, pero en muchos casos), me decía pues que, entre ciertos problemas de comunicación, un día él hizo un comentario fuera de lugar que la hizo sentir no escuchada, generando una gran discusión. La discusión ganó tamaño en el momento en que ambos comenzaron a recordarse problemas y situaciones del pasado, hasta que de repente, ya no era solo la falta de delicadeza del hombre, sino que de pronto salieron una serie de defectos que nunca se habían tocado. Para no alargar mas la situación, lo único que le pregunté fue: “¿y esto hace cuanto paso?”, a lo que ella contesto: “El mes pasado”, y acto seguido como para justificar el tiempo paso a decir: “Es que yo tengo algo muy claro, que yo perdono pero no olvido”

“Yo perdono, pero no olvido”
Bueno, primero que nada hay que aclarar algo en cuanto ha este enunciado: No existe perdón sin olvido, pues donde no hay olvido, tampoco hay perdón. Y al referirme al “olvido”, no es necesariamente el que de repente la situación se nos desaparezca de la memoria, sino que tiene un alcance mucho más profundo que viene de la actitud interior y del corazón.
Sencillamente, aquel que dice perdonar pero que aun guarda el rencor en su corazón, es como aquel que dice amar a Dios pero no es capaz de ver a Dios en el prójimo, para lo cual Juan en sus cartas advierte muy bien que aquél que no es capaz de amar a su hermano – a quien ve – no es capaz de amar a Dios –a quien no ve –[1].
Ciertamente, podemos definir el perdón como un don, y como tal hemos de saber pedirlo a Dios a cada instante, y a su vez hemos de ser lo suficientemente humildes, como para saber acallar esa sensación que nos corre desde el pecho hasta los talones que se llama “soberbia”, y abrirnos un poco mas a la idea de pedir perdón, perdonar y sentirnos perdonados.
Vale la pena que por un momento nos preguntemos: ¿que hubiese hecho yo en su lugar?, y en la mayoría de los casos descubriremos que hubiésemos actuado mucho peor que el otro, y es que muchas veces somos rápidos para juzgar y lentos para perdonar. ¿Qué seria de nosotros si Dios adoptase la misma actitud que nosotros al momento de perdonar?, seguramente no tuviésemos esperanza alguna de alcanzar la salvación, sin embargo hemos de alegrarnos porque la realidad sea todo lo contrario. Siendo Dios tan Misericordioso, nos da la gracia para imitarlo, permitiéndonos a  nosotros también perdonar y ser perdonados.

“(…) Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden…”
En realidad no se cuantas veces en el día repetimos esta pequeña frase, que en la mayoría o todos los casos se convierte en una oración. La pregunta seria, ¿qué tan coherentes somos con lo que pedimos?
Y dirá alguno escandalizado: “Oye pero esta ya es la tercera pues, ¿me esta viendo la cara o que?”, y es interesante pero en verdad muchos hasta nos tomamos el tiempo para contar las faltas del otro para luego tener argumentos para sacar en cara, sin embargo ya Pedro había tenido la misma duda hace dos mil años, y le preguntó a Jesús: “Señor, ¿cuantas veces perdonare a mi hermano que pecare contra mi? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino hasta setenta veces siete.”[2]
El sentido del humor de Cristo posiblemente pase desapercibido para algunos, pero es que los fariseos mandaban perdonar hasta tres veces, por lo que Pedro por se un poco mas generoso que ellos, pregunta si era hasta siete (el numero de la perfección), sin embargo el “setenta veces siete” sencillamente alude a que no debemos siquiera llevar la cuenta de cuantas veces perdonemos.

Juan Pablo II. Un ejemplo de perdón.
Aprovechando la próxima beatificación de este personaje que se ha convertido en un hito a nivel religioso, cultural y político. ¿Qué mayor ofensa que la de intentar quitarle la vida a alguien? Sin embargo con la gracia de Dios, no solo que le perdono en su corazón, sino que fue hasta la cárcel a perdonar a quien intento asesinarle.



Consejos prácticos para perdonar

A continuación ofrezco unos pequeños tips que pueden servirnos para aprovechar el don de perdonar:

– No juzgues a la persona sino el acto
Cuando alguien comete un error o una falta, así lo haya hecho ya muchas veces, no etiquetes a la persona con un adjetivo ligado a este error. Es decir, si alguien te engaña, no digas: “ese es un mentiroso”, sino que míralo de la siguiente manera: “cometió un engaño”. Separar a la persona del acto es indispensable para evitar los rencores y odios.

– Buenos pensamientos a las malas acciones
Normalmente, al momento en que somos ofendidos pensamos inmediatamente en la manera de responder a esa agresión, sin embargo hemos de intentar todo lo contrario, responder el mal con el bien, procurando no solo deshacernos del rencor, sino pedir a Dios por esta persona, y en su momento de ser posible aconsejarla. En otras palabras, no a la venganza.

– Tomate tu tiempo
Cuando percibas una falta en contra tuya, no reacciones de inmediato. Busca un lugar tranquilo para calmarte y poner la situación desde una perspectiva realista. En la gran mayoría de las ocasiones los problemas se suscitan por falta de entendimiento en la comunicación entre dos personas, por lo que buscar el dialogo es fundamental, pero una vez habiendo apartado los sentimientos.

Cree el bien que oyes y sólo el mal que ves
No te dejes influenciar porque alguien te dijo un chisme. Lo bueno que escuches de ti y de la gente créelo todo, pero lo malo solo si en verdad lo compruebas. Nunca tomes una postura de alguien por la recomendación de un tercero. Ten el valor suficiente para acercarte con la persona en cuestión y averiguar si verdaderamente es lo que parece. 

 


[1] 1 Jn. 4, 20

[2] Mt. 18, 21-22

Anuncios

3 thoughts on “El perdon

  1. Esta demasiado bueno me gusto muchisimo esta frase : JuanPabloII En sus cartas advierte muy bien que aquél que no es capaz de amar a su hermano – a quien ve – no es capaz de amar a Dios – a quien no ve???? *Es para reflexionar y saber que debes amar en verdad y en la del perdon Fue demasiado hermoso poner el relato del papa Como ejemplo es un gran ejemplo del Perdon El Papa perdono a la persona que atento contra el perdono sin rencor el perdon debe ser verdaderoy demostrar en el verdadero amor que tenemos a Dios hay q perdornar
    El perdon es un Don q Dios nos dio.. hay q ser humildes como hijos d Dios que somos demostrar nuestra sencille y saber escuchar, y saber perdonar!

    1. Me alegra mucho que te haya gustado en verdad, solo una cosa, La frase es una cita biblica de las cartas de san Juan el apostol de Cristo no del Juan Pablo II, por lo demas pues, ciertamente Juan Pablo II ha sido un ejemplo de manera especial para nosotros los jovenes, pues incluso el mismo se identifico demasiado con nosotros, y es gracias a el que existen las Jornadas Mundiales de la Juventud he incluso durante su Pontificado impulso todas las acciones pastorales incluyendo los movimientos eclesiales (MVC, Juan XXIII, Lazos de Amor Mariano, etc)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s